Complacencias

1-877-354-3646

Consejos Saludables

Tratamientos caseros y fáciles para reducir los poros de la piel

1. Bicarbonato de sodio:

  • Mezcla dos cucharadas de bicarbonato de sodio, con dos cucharadas de agua pura hasta obtener una pasta homogénea.
  • Aplica sobre la zona afectada y deja actuar por 15 minutos. Generalmente, los lugares más frecuentes son nariz, mentón y frente.
  • La pasta deberá secarse, ya que el agua se evaporará. En ese momento enjuaga con abundante agua fría.

2. Pepino y agua de rosas:

  • Toma un pepino maduro y pélalo muy bien.
  • Con un tenedor o mortero, machaca bien su pulpa hasta obtener una pasta.
  • Añade una cucharada de agua de rosas y media cucharadita de jugo de limón recién exprimido. Mezcla bien para integrar.
  • Toma un paño limpio y esparce la mezcla.
  • Finalmente, apoya el paño sobre la zona a tratar y deja actuar durante 20 minutos.
  • Enjuaga con agua fría. Repite dos veces a la semana.

3. Huevo y limón:

  • Utiliza las claras de dos huevos y mézclalas con dos cucharadas de zumo de limón natural.
  • Bate hasta formar una crema, que luego será utilizada como mascarilla para la reducción de poros.
  • Con un cepillo, aplica directamente sobre todo el rostro. Evita la circunferencia de ojos y boca.
  • Deja actuar hasta que notes la máscara tensa y seca.
  • Lava con abundante agua fría.

4. Tomate y limón:

Este preparado para reducir los poros, también funciona muy bien para quitar el exceso de grasa de la piel. Si repites este tratamiento unas dos veces a la semana, en poco tiempo conseguirás pasar de piel grasa a piel normal. También puede utilizarlo cuando necesites una loción astringente natural.

  • Mezcla 50 ml de jugo de tomates (sin semillas, ni piel) con 5 gotas de zumo de limón.
  • Bate muy bien los ingredientes y embebe un trozo de algodón en la preparación.
  • Aplica directamente sobre la zona afectada dando pequeños masajes circulares.
  • Deja la bola de algodón sobre la piel durante 15 minutos.
  • Enjuaga con agua fría.

5. Almendras y limón:

  • Antes de dormir, llena la mitad de una taza pequeña con almendras. Cúbrelas con un poco de agua y déjalas durante toda la noche.
  • A la mañana siguiente, machaca las almendras remojadas junto con el agua, hasta formar una pasta homogénea.
  • Añade una cucharadita de limón.
  • Aplica la pasta por todo el rostro, a modo de mascarilla. Deja actuar por 30 minutos.
  • Lavar con agua fría.

Durante el uso de estos tratamientos, recuerda no utilizar paños ni agua caliente, ya que la temperatura elevada ayuda a dilatar los poros aún más. Lo ideal es utilizar agua templada a fría.

Con información de: Medicinanatural.com

Fuente: vidaverdeweb.com 

A %d blogueros les gusta esto: