Complacencias

1-877-354-3646

Consejos Saludables

Adelgaza con agua salada

¿Alguna vez habías escuchado que para bajar de peso tenías que beber agua salada regularmente?

Pero no con la sal de mesa común, sino con la del mar. La sal marina tiene un efecto laxante, lo que ayuda despejar completamente el intestino, y a estimular los procesos digestivos, algo muy importante para la pérdida de peso.

1. El Agua salada limpia

Prepara una solución salina (1 cucharadita de sal de mar disuelta en 1 litro de agua). Bebe 200 ml en ayunas, media hora antes del desayuno. También, bebe 200 ml, 2 horas y media después del desayuno.

Por lo general, un vaso de agua con sal hace un revestimiento férreo, y debe trabajar con todas las comidas. Esto significa: un vaso, media hora antes de la comida, y otro vaso 2 horas y media después de la cena. Sí, el agua puede ser un poco desagradable. Pero, el efecto… Ahora te lo cuento en detalles.

2. Te libera de las calorías vacías

Durante las comidas no se debe beber nada: ni agua, ni té, ni café. Si de repente se te antoja beber una taza de café con leche, considéralo como una comida separada. Así, un vaso de agua salada 30 minutos antes del café con leche y 2 horas y media después.

Si comienzas a beber de esta forma, inevitablemente comerás mucho menos, y estarás menos lleno durante la noche. Beber agua salada le permitirá a tus papilas gustativas hacer mejor su trabajo, y sentir el sabor de los alimentos con más intensidad. Perderás el deseo por los sabores azucarados y grasos, y querrás más frutas y verduras.

Aprenderás a diferenciar entre el hambre y la sed. Muy a menudo, comemos cuando realmente queremos beber, y esto trae como consecuencia malos hábitos alimentarios.

3. Te hace comer alimentos de alta calidad

Si bebes agua salada de acuerdo con las reglas, vas a comer menores porciones de comida, en cada ocasión, y esto sucederá, milagrosamente, por sí solo. Pero, la cantidad no lo es todo, sino también la calidad de los alimentos ingeridos.

¿Qué debes comer, para maximizar el efecto? Gachas de avena y trigo sarraceno, pasta de harina de trigo duro, huevos, verduras, frutas, frutos secos y legumbres. Lo mejor es no comer carne en los primeros días del régimen salino, para limpiar bien los intestinos y el estómago. Pero, si tanto lo deseas, puedes comer unos 100 gramos de carne magra por día, por ejemplo: pollo.

Se pueden comer frutos secos, panes diversos y pescado. De los productos lácteos, es válido el requesón. El resto no se recomienda.

4. Adiós a los productos nocivos

El agua salada te hará abandonar los alimentos nocivos que tanto te gustan. El deseo desaparecerá por completo, ya que te sentirás tan libre y ligero, que no querrás echarlo a perder.

Elimina totalmente, durante este plan de dieta, el alcohol, las bebidas dulces, el yogur, la leche y la cerveza de centeno. Todo lo demás, en pequeñas cantidades.

 

Fuente: mundoremedios.com

A %d blogueros les gusta esto: