Complacencias

1-877-354-3646

Notas Curiosas

Siete curiosidades sobre el chocolate

El ‘oro negro’ como tambien se le conoce al chocolate cuenta con una dilatada trayectoria llena de curiosidades y chascarrillos.

 El chocolate blanco no existe. Se trata de un preparado a base de leche condensada y azúcar que incluye manteca de cacao, pero que en realidad no tiene pasta de cacao. Este ingrediente es el que guarda las propiedades beneficiosas del chocolate, como la reducción del riesgo de padecer enfermedades relacionadas con el corazón con el consumo de una pequeña porción de chocolate amaro al día.

No siempre se ha consumido sólido. De hecho, la primera barra de chocolate fue creada en 1842. Hasta entonces, se consumía líquido. La presentación del chocolate sólido sólo se pudo conseguir con las mejoras introducidas en la industria chocolatera de finales del siglo XIX.

¿Cómo es el mágico árbol del cacao? El árbol del cacao siempre ha estado asociado a la magia, el misticismo y lo trascendental. Sus frutos y semillas eran conocidos como “el alimento de los dioses”. Un árbol de esta clase vive unos 200 años, pero produce granos útiles sólo durante 25 años, más o menos unas 2.500 unidades en total.

Previene el envejecimiento prematuro. El cacao tiene un gran poder antioxidante, muy beneficioso para combatir el paso del tiempo. Eso sí, para que el chocolate sea un auténtico elixir de juventud tiene que contener un alto porcentaje de cacao, ya que así contendrá menos leche y azúcares y, como consecuencia, menos calorías. Además, tiene que tratarse chocolate orgánico y biodinámico, libre de fertilizantes sintéticos, herbicidas o pesticidas y sostenible.

Ideal para luchar contra el dolor menstrual o el cansancio muscular. Esta reacción sabia del metabolismo femenino se explica si tenemos en cuenta que este alimento relaja los músculos; y, así, alivia el dolor y el malestar durante el período menstrual. Además, da fuerza y energía porque aporta magnesio, lo que lo convierte en un complemento ideal para deportistas.

No produce caries. Uno de los grandes argumentos de los padres a la hora de negar una onza de chocolate a sus hijos han sido la caries. No obstante, muchos dentistas niegan esta teoría. El cacao de calidad -oscuro, orgánico y biodinámico- no permanece en la boca; y, en consecuencia, no genera las condiciones necesarias para provocar caries.

 

Fuente: que.es 

A %d blogueros les gusta esto: